Cuatro días de lluvia intensa, sin ver la luz del sol, y hoy tampoco será la excepción. Mientras camino hacia el centro reparo en las pieles curtidas, rojas, de los viandantes, en la frecuencia de las barbas profusas, que ocultan más de la mitad del rostro, en los ojos hundidos. Ahora se me ocurre ...