El paquete anunciado por el nuevo gabinete económico representa un esfuerzo de ajuste de corto plazo para resolver una coyuntura fiscal, pero está ausente la inscripción de esas medidas de ajuste dentro de un programa de reforma estructural de largo plazo.

¿Qué quiero decir con esto? Un padre de familia que proyecta sus ingresos y gastos de este año y se da cuenta de que tiene un hueco y no se puede seguir endeudando para cubrirlo, tiene que tomar un conjunto de decisiones orientadas a aumentar los ingresos y disminuir los gastos. Esa es la crisis fiscal de corto plazo que está ocurriendo en Venezuela, y el gobierno está respondiendo con medidas orientadas a incrementar los ingresos (aumento del IVA e IDB, eliminación de la gasolina de bajo octanaje), y recortar el gasto (se está proyectando un gasto 40% inferior al del año anterior en términos reales). El padre se reunió recientemente con los miembros de la unidad familiar para pedirles que hagan un esfuerzo por contribuir más y gastar menos, a fin de resolver el problema de este año.

Pero los miembros de esa unidad familiar se preguntan qué es necesario hacer para no caer en el mismo problema el año próximo, es decir, cómo se va a resolver en el futuro el problema de que los ingresos familiares sean insuficientes para cubrir los gastos mínimos necesarios para garantizar la subsistencia de la familia. Y es aquí en donde a mí, como miembro de la familia que debe contribuir más y gastar menos, no me han explicado nada todavía. Nadie me ha dicho cuál es la orientación de largo plazo del gobierno, cuál va a ser el régimen cambiario a seguir en el futuro, cómo vamos a evitar los episodios de sobre-valoración de la moneda seguidos por mega-devaluaciones puntuales, cómo vamos a coordinar la política comercial con la política cambiaria, o cuáles son las áreas estratégicas en donde se va a concentrar la inversión pública, cuáles van a ser abiertas a la inversión privada y qué cambios en el ordenamiento legal han de producirse para hacer esa participación privada factible. Nadie me ha explicado nada más allá de este conjunto de medidas orientadas a cubrir una situación puntual de déficit, y cómo vamos a hacer para que esas crisis puntuales de hoy no se conviertan en estructurales mañana.

Mientras no se inscriba el conjunto de medidas dentro de un programa de reforma estructural más amplio, menos efectividad tendrán esas medidas de corto plazo, porque menor será la credibilidad de los agentes económicos en el futuro de esa unidad familiar, y menor también mi disposición como miembro a gastar menos y trabajar más.


Miguel Angel Santos