La capacidad – quizás la suerte – con que cuenta Venezuela para lidiar con la adversidad no tiene límites. Es como si desde 1978 el país hubiese vivido en una carrera permanente tratando de escapársele a la suerte, corriendo desbocado hacia la pobreza y el subdesarrollo, pero siempre teniendo ...