Continúan pasando los días y “lo peor”, ese gran imponderable, no termina de llegar. ¿Por qué? En primer lugar, porque a pesar de la suspensión en la venta de divisas ( más de 50 días) algunas empresas han podido seguir funcionando, utilizado las materias primas que quedaron ociosas como ...